La información no financiera que empresas y organizaciones difunden es esencial para que sus grupos de interés y la sociedad en general puedan medir y valorar el esfuerzo y compromiso de éstas por controlar sus impactos ambientales, laborales y sociales y gestionar sus riesgos. El análisis de esta información contribuye a mejorar el conocimiento y la información puesta a disposición de estos grupos de interés y de la sociedad. Este hecho es fundamental para promover la mejora continua de la empresas en su relación con el medio ambiente y la sociedad en general.